Prevenir y evitar complicaciones es posible cuando se tiene un buen manejo de la diabetes. Observar los pies diariamente para descartar cualquier mínima herida o callosidad y consultar al podólogo para revisión son rutinas que deben cumplirse según el Consenso Internacional sobre el Pie Diabético.

 

Estos son los perfiles de riesgo y las recomendaciones de tratamiento:

 

  1. Pies aparentemente sanos, normales al examen externo, sin síntomas ni signos de neuropatía o enfermedad vascular periférica.

Recomendación:   Educación.

Frecuencia: Una vez al año.

 

  1. Pies con Neuropatía Sensorial.

Presencia de otros factores de riesgo: diabetes de más de 10 años; mal control glucémico; calzado inapropiado; tabaquismo; alcoholismo; Callos o deformidades en los pies; edad avanzada; sexo masculino.

Recomendación: Educación. Prescripción de plantilla y calzado anatómico. Si hay deformaciones se recomienda cirugía profiláctica.

Frecuencia: Cada seis meses.

 

  1. Neuropatía Sensorial y signos de enfermedad vascular, periférica y/o deformidades del pie.

Recomendación: Prescripción de plantilla y calzado anatómico. Si hay deformaciones se recomienda cirugía profiláctica.

Revisión Cx Vascular.

Frecuencia: Cada tres meses.

 

  1. Antecedentes previos de úlcera de pie o amputación.

Recomendación: Igual al riesgo anterior más seguimiento Cx Vascular y Ortopedista.

Frecuencia: Mensual o cada dos meses.